sábado, 8 de marzo de 2014

BREVE POEMA
WILSON A. ACOSTA S.

Mi alma sola, huye
A la grima de la media noche
Porque la obscuridad pare fantasmas
Y estos hieren con picas sus pupilas

Seres fosforescentes embriagados de luz
Trasnochados en la burbuja sideral
Muerden la soledad y violan su secreto
Por eso mi alma huye
A la grima de la media noche
Refugiándose en los colores de la tarde

Yo amo con pasión las apacibles tardes
Cuando me sueño en ellas
Me aferro al rubor
De todos tus recuerdos
Mis tardes guardan el calor de tu pecho
Están llenas de tu aroma
Su claro obscuro colma mi continente
No necesito palabras para hablarte
Me basta solo con pensar en tí

Las estrellas son pedazos de cielo
Brazas del fogón de dioses desconocidos
Mensajeras de mitos
Portadoras de memorias sin tiempo
Que hacen guiños a la noche de la tierra
No me interesan sus viejos relatos

Yo prefiero el amor de las tardes
Que traen consigo el perfume de tu pelo
El húmedo recuerdo de tus besos
Y la fragancia eterna de tu aliento
Susurrando la melodía de tu nombre
6/3/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario